La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Archivo para la Categoría "Obesidad y Sobrepeso"

La bollería industrial reduce el contenido en grasa trans

bollería industrial_grasas trans_innovación alimentación salud

Según un estudio llevado a cabo por el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra y tras analizar el perfil lípido de varios productos de bollería industrial, se ha concluido que el contenido de grasa y ácidos trans de la bollería industrial es significativamente menor al detectado hace algunos años.

El análisis se ha realizado a productos como sobaos, ensaimadas, cremas de chocolate, etc. tanto de marcas líderes como de distribuidor no encontrándose diferencias entre ellas.

En el año 2000 el porcentaje de ácidos grasos trans en estos productos era de aproximadamente un 6,5%, mientras que los resultados obtenidos en 2012 apuntan a un 0,7%.

El consumo elevado de ácidos grasos trans aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de reducir este tipo de grasas en determinados productos provenientes de organismos nacionales e internacionales han hecho que la industria reformule sus productos.

Los expertos científicos de SPRIM consideran que la industria alimentaria  tiene que seguir trabajando en esta línea para conseguir una alimentación sana y equilibrada entre la población.

La experta de la Universidad de Navarra Diana Ansorena concluye que “el trabajo pone de manifiesto la importancia de actualizar las tablas de composición de alimentos con las que se trabaja hoy día respecto al contenido en ácidos grasos trans, ya que los datos que se manejan hace unos años no reflejan el contenido real de AGT en los productos de bollería actuales y sobreestiman la ingesta de este tipo de grasas”.

Nuevas variedades de judías para prevenir la diabetes y la obesidad

En los años 60 y 70 las legumbres constituían uno de los productos base de la alimentación española. Posteriormente, su consumo sufrió un gran descenso, que se ha mantenido hasta nuestros días. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, realizada durante los años 2009 y 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el consumo total medio por persona es de 18,15 g/día. Dentro de los distintos tipos de legumbre, las lentejas son las más consumidas.

Es necesario fomentar el consumo de todos los tipos de legumbres y concienciar a la población de sus múltiples beneficios. Contienen una elevada cantidad de fibra, y una mínima cantidad de grasa, por lo que resultan muy adecuadas para prevenir el sobrepeso. La fibra y el almidón resistente proporcionan sensación de saciedad, ayudan a regular el tránsito intestinal y retrasan la absorción de los azúcares, permitiendo un mejor control de la glucosa en los pacientes diabéticos.

Legumbres_Innovación salud alimentación nutrición

El Departamento de Tecnología de los Alimentos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) está llevando a cabo una investigación sobre el potencial efecto preventivo de un elevado consumo de legumbres en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Se están evaluando los compuestos bioactivos, como galactósidos, fitatos y antioxidantes, de dieciocho variedades de judías mejoradas genéticamente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL). Este Instituto colabora estrechamente con el grupo de “Bioquímica y Seguridad de Alimentos Vegetales” del INIA en el proyecto de investigación financiado por el Plan Nacional de I+D, “Efecto del consumo de judías en obesos y en diabéticos tipo-2, y obtención y valoración de productos funcionales: otras estrategias para la mejora genética de las judías”.

Para aumentar el consumo de legumbres los especialistas de nutrición de SPRIM recomiendan recurrir a distintas formas de preparación, ya que la complicación y el tiempo que se requiere en la preparación de estos platos suele ser el motivo principal del bajo consumo. En el mercado existen multitud de variedades de legumbres previamente cocidas, que simplifican la preparación de las legumbres en forma de guiso o ensalada.

En la siguiente referencia se pueden consultar los resultados de la investigación sobre dos variedades de judías autóctonas españolas, la “Almonga” de color blanco y la “Curruquilla”, de color canela. Su consumo dentro de una dieta saludable proporciona un mejor control de la glucemia en los pacientes diabéticos y contribuye a la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso:

Olmedilla-Alonso B, Martín Pedrosa M, Cuadrado C, Brito M, Asensio C. Composition of two Spanish common drybeans (Phaseolus vulgaris), ‘Almonga’and ‘Curruquilla’, and their postprandial effectin type 2 diabetics. Journal of the Science of Food and Agriculture 5852, 2012.

Si quieres estar ON, cuídate

La adolescencia es una etapa fundamental en el establecimiento de unos hábitos de vida saludable. Durante esta etapa se consolidan los hábitos alimentarios y de estilo de vida. Tener una alimentación completa y equilibrada es fundamental, por ser la etapa de mayor desarrollo corporal y crecimiento. Además es la época de aparición y desarrollo de los trastornos alimenticios, como la anorexia, bulimia o vigorexia. Para poder tratar estas conductas es muy importante detectarlas a tiempo.

A principios de octubre se ha puesto en marcha una nueva campaña por la organización Cruz Roja Juventud, “¿Estás ON?, Come sano y muévete para estar ON”, que se llevará a cabo en 22 provincias españolas hasta el próximo 26 de octubre. El objetivo que se persigue es sensibilizar a la población adolescente de entre 14 y 29 años sobre la importancia de adoptar hábitos de vida saludables de alimentación y de ejercicio físico.

Cruz Roja señala que “según el Informe del Sistema Nacional de Salud, del Ministerio de Sanidad y Política Social, el 19,2 % de la población entre 2 y 17 años registra sobrepeso, lo que equivale a un 18,2 % el porcentaje de las niñas y un 20,2 % entre los niños”. En cuanto a la prevalencia de obesidad el estudio recoge que “el 9,4 % de la población entre 2 y 17 años registra obesidad, un 8,9 % en el caso de las niñas y un 9,8 % entre niños”. Su programa, subvencionado por el Injuve, quiere transmitir el mensaje que “estar ON” significa cuidarse, a través de una alimentación adecuada, y la práctica de ejercicio físico.

Los especialistas en nutrición de SPRIM consideran muy importante fomentar una alimentación equilibrada en esta etapa, pero señalan que los consejos deben adaptarse a sus hábitos de vida sociales particulares. Fomentar la actividad física, a través de actividades al aire libre y la práctica de actividades deportivas ayudan a los adolescentes a evitar el sedentarismo y a alejarse de hábitos nocivos como el consumo de alcohol y tabaco.

Jóvenes comprometidos con la educación nutricional


Desde hace unos años se están llevando a cabo en España numerosas iniciativas en los colegios para promover hábitos de vida saludable. La Fundación Alicia y la Kraft Foods Foundation crearon en el año 2011 un programa innovador con adolescentes de 14 y 15 años llamado Programa Tú y Alicia por la Salud (TAS). En una primera fase se evaluaron los hábitos de alimentación y ejercicio físico de más de 2.500 alumnos pertenecientes a 92 escuelas de distintas Comunidades Autónomas. Los resultados de la investigación revelaron que, tal y como se esperaba, existían deficiencias en el conocimiento de nutrición de los alumnos y en la práctica de deporte.

Cada colegio presentó un programa de trabajo y se seleccionaron los 10 centros con ideas más originales, creativas, dinámicas, sostenibles y con mayor trabajo en equipo. Entre los finalistas hay dos colegios de Castilla la Mancha, dos de Castilla León, tres de Cataluña y uno de Cantabria, Canarias, La Rioja y Galicia. Los alumnos han participado directamente en el diseño y elaboración de estrategias para mejorar sus propios hábitos de alimentación y de actividad física. Según Ricardo Hernández, Director de Asuntos Corporativos de Kraft Foods para España y Portugal, “estamos convencidos de que estas magníficas ideas propuestas por los colegios implicados en el Programa TAS contribuirán a mejorar las costumbres alimenticias y de actividad física de los adolescentes en nuestro país. El hecho de que sean los propios alumnos quienes diseñan las estrategias a seguir es uno de los puntos diferenciadores de este proyecto y se empieza a constatar su eficacia. Enhorabuena a los centros seleccionados, sus acciones servirán como ejemplo e inspiración para muchos jóvenes.”

Para los especialistas en nutrición de SPRIM, los colegios constituyen una plataforma ideal de educación nutricional. El contacto diario con los alumnos permite llevar a cabo esta educación de forma integral, desde la incorporación de charlas con contenido específico de hábitos nutricionales saludables hasta la organización y fomento de deportes en grupo. Además es muy importante que se adquieran unos buenos hábitos en las primeras etapas de la vida, tarea en la que los centros educativos tienen una gran responsabilidad.

De la ‘operación bikini’ al aumento de peso en vacaciones

Con la llegada del buen tiempo, pensando en las vacaciones, la población se prepara durante la primavera para perder aquellos kilos que les sobran y poder lucirse en playas y piscinas. Sin embargo, los especialistas en prevención y nutrición de SPRIM, aseguran que tras unos días de vacaciones, la población se olvida de la ‘operación bikini’, llegando a engordar entre 2 y 3 kilos de media.

“La gente pierde un poco la conciencia de que tiene que seguir haciendo una vida sana”, la doctora María Ballesteros, miembro del área de nutrición la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), quien señala que en verano “se pierden los buenos hábitos que se llevan el resto del año”.

El peso que se suele aumentar oscila entre 2 y 3 kilos de media, lo que significa que hay gente que no engordará durante las vacaciones y quien si lo hará pudiendo llegar hasta los 5 kilos. El problema, explica, es que “existe últimamente mucha conciencia de cuidarse justo antes de las vacaciones de verano, pero una vez que ha empezado parece que todo vale, lo que conlleva unos kilos de más. Este peso no se pierde con la misma facilidad que se recupera, además hay que tener en cuenta que al igual que las pérdidas, las ganancias de peso rápidas son muy perjudiciales para el organismo desde el punto de vista de la salud metabólica.

Cuando uno gana muy deprisa, lo que gana es sólo grasa, con lo cual lo que estamos haciendo es empeorar nuestra composición corporal. Es decir, si cogemos 3 kilos en verano y luego los perdemos muy deprisa, metabólicamente reducimos masa corporal con lo que el porcentaje de grasa es mayor, lo que a largo plazo favorece que se gane peso con mayor facilidad.

Los españoles no siguen la dieta mediterránea

A pesar de la amplia oferta de alimentos de que disponemos en la actualidad, el 46% de los españoles no lleva a cabo una alimentación saludable ni cumple con la pirámide alimenticia, lo que supone un riesgo mayor de caer en el sobrepeso y la obesidad.

Los últimos datos confirman que solo un 54% de los españoles sigue las indicaciones de la pirámide de los alimentos o, lo que es lo mismo, la conocida dieta mediterránea. De esta manera la posibilidad de padecer obesidad es cada vez mayor. Así lo manifestó Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), durante la jornada “Hacia unas ciudades más saludables”, organizada por la Red Española de Ciudades Saludables de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que tuvo lugar el pasado 3 de julio de 2012 en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Madrid).

Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad, y los especialistas en nutrición y prevención de SPRIM, animan a los ayuntamientos a apostar por “urbanismos saludables que informen a los ciudadanos de las ventajas de hacer ejercicio físico y llevar una alimentación saludable”. Farjas asegura que “lo que elegimos para comer, el momento y cómo lo elegimos supone un estímulo hacia una alimentación más equilibrada y no caer en la obesidad”.

No es lo que comes sino cuándo

Establecer unos horarios fijos para alimentarse y respetar los tiempos de “descanso” es fundamental para prevenir la enfermedad metabólica y mantener el peso a raya según los expertos en prevención y nutrición de SPRIM.

Algunos estudios han mostrado que la alteración de los ritmos de descanso, diurnos o nocturnos, está detrás de algunas enfermedades como la diabetes. Para comprobar si determinados ciclos metabólicos pueden proteger contra la obesidad y otros problemas metabólicos, investigadores del Departamento de Gastroenterología de la Universidad de California (EEUU) han desarrollado un estudio en el que utilizaron ratones. Lo que hicieron fue alimentarlos durante 18 semanas con una dieta estándar y otra alta en grasas, algunos de ellos tenían un acceso libre a la alimentación y otros, un horario limitado de ocho horas.

La ingesta energética diaria para cada animal fue equivalente a lo largo de ese tiempo. Lo que observaron estos investigadores es que tanto los ratones que tomaron una dieta alta en grasas como los que comieron una dieta normal estuvieron protegidos de la obesidad siempre que la ingesta la realizaran en un horario restringido. Estos roedores mostraron mejoras en sus ritmos metabólicos y funcionales, ganaron menos peso y sufrieron menos niveles de inflamación, un marcador relacionado con la resistencia a la insulina, en comparación con los que comieron a cualquier hora.

Hasta ahora, explica el principal autor del estudio, Satchidananda Panda, del Instituto de Estudios Biológicos, “el foco ha estado en lo que comen las personas. Pero no hemos recogido datos sobre cuándo comen”.