La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Archivo para la Categoría "Salud Cardiovascular"

La bollería industrial reduce el contenido en grasa trans

bollería industrial_grasas trans_innovación alimentación salud

Según un estudio llevado a cabo por el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra y tras analizar el perfil lípido de varios productos de bollería industrial, se ha concluido que el contenido de grasa y ácidos trans de la bollería industrial es significativamente menor al detectado hace algunos años.

El análisis se ha realizado a productos como sobaos, ensaimadas, cremas de chocolate, etc. tanto de marcas líderes como de distribuidor no encontrándose diferencias entre ellas.

En el año 2000 el porcentaje de ácidos grasos trans en estos productos era de aproximadamente un 6,5%, mientras que los resultados obtenidos en 2012 apuntan a un 0,7%.

El consumo elevado de ácidos grasos trans aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de reducir este tipo de grasas en determinados productos provenientes de organismos nacionales e internacionales han hecho que la industria reformule sus productos.

Los expertos científicos de SPRIM consideran que la industria alimentaria  tiene que seguir trabajando en esta línea para conseguir una alimentación sana y equilibrada entre la población.

La experta de la Universidad de Navarra Diana Ansorena concluye que “el trabajo pone de manifiesto la importancia de actualizar las tablas de composición de alimentos con las que se trabaja hoy día respecto al contenido en ácidos grasos trans, ya que los datos que se manejan hace unos años no reflejan el contenido real de AGT en los productos de bollería actuales y sobreestiman la ingesta de este tipo de grasas”.

Ejercicio físico y su impacto en la salud ¿Cuál es la intensidad y la duración adecuada?

ejercicio regular intensidad moderada_salud cardiovascular

No hay duda de que la práctica de ejercicio físico es un factor de prevención para el control de los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, no existe un consenso específico sobre el tipo de ejercicio y su duración que asegure una prevención significativa. Con el fin de alcanzarlo se realizan numerosos estudios epidemiológicos que determinen qué nivel de actividad se asocia con una menor incidencia o desarrollo de sufrir la enfermedad.

Actualmente, en lo que se refiere a las recomendaciones, se distinguen dos concepciones en cuanto a la cantidad e intensidad de la actividad física. El Colegio Americano de Medicina del Deporte considera que es más importante que la población fomente la calidad de ejercicio. Según esta institución, se debe trabajar para conseguir un “nivel de adaptación óptima o umbral”, mejorando la salud cardiovascular y músculo esquelética. Asimismo, recomienda combinar ejercicio aeróbico de intensidad moderada durante aproximadamente 30 minutos, al menos cinco días a la semana, con ejercicios de fuerza que impliquen a los principales grupos musculares. También se pueden sustituir los 30 minutos por 20 minutos de mayor intensidad al menos tres días a la semana.

Estas recomendaciones basadas en la intensidad no son compartidas por algunos grupos de investigación de Estados Unidos y Reino Unido, como los pertenecientes al Instituto de Investigación sobre la Resistencia Física de Dallas, que consideran importante el gasto calórico obtenido con cada ejercicio. El objetivo mínimo debe ser gastar 150 kilocalorías al día, independientemente de cómo se efectúe este gasto. Este gasto de energía es acumulativo, con lo que a lo largo de la semana y meses se puede conseguir un balance negativo en el equilibrio ingesta-gasto.

SPRIM, grupo global especializado en hábitos de vida saludable, trabaja a través de distintas iniciativas en el fomento de la actividad física en la población española. Existe suficiente evidencia para recomendar la práctica de ejercicio a todas las edades, por sus potenciales beneficios en la salud en general y especialmente, como ayuda indispensable en un programa de pérdida de peso. Respecto a las recomendaciones prácticas, destacan la constancia como factor clave para conseguir los beneficios. El ejercicio de intensidad moderada pero practicado de forma regular consigue mayores resultados que esfuerzos puntuales de intensa actividad. Por eso es muy importante individualizar el tipo de ejercicio a la rutina diaria de cada uno, especialmente con los horarios actuales tan apretados.

En la siguiente tabla se puede consultar el gasto energético que suponen distintas actividades, muchas de ellas presentes en nuestra vida:

Gasto energético por actividades_Ejercicio y salud

 

Nuevas variedades de judías para prevenir la diabetes y la obesidad

En los años 60 y 70 las legumbres constituían uno de los productos base de la alimentación española. Posteriormente, su consumo sufrió un gran descenso, que se ha mantenido hasta nuestros días. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, realizada durante los años 2009 y 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el consumo total medio por persona es de 18,15 g/día. Dentro de los distintos tipos de legumbre, las lentejas son las más consumidas.

Es necesario fomentar el consumo de todos los tipos de legumbres y concienciar a la población de sus múltiples beneficios. Contienen una elevada cantidad de fibra, y una mínima cantidad de grasa, por lo que resultan muy adecuadas para prevenir el sobrepeso. La fibra y el almidón resistente proporcionan sensación de saciedad, ayudan a regular el tránsito intestinal y retrasan la absorción de los azúcares, permitiendo un mejor control de la glucosa en los pacientes diabéticos.

Legumbres_Innovación salud alimentación nutrición

El Departamento de Tecnología de los Alimentos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) está llevando a cabo una investigación sobre el potencial efecto preventivo de un elevado consumo de legumbres en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Se están evaluando los compuestos bioactivos, como galactósidos, fitatos y antioxidantes, de dieciocho variedades de judías mejoradas genéticamente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL). Este Instituto colabora estrechamente con el grupo de “Bioquímica y Seguridad de Alimentos Vegetales” del INIA en el proyecto de investigación financiado por el Plan Nacional de I+D, “Efecto del consumo de judías en obesos y en diabéticos tipo-2, y obtención y valoración de productos funcionales: otras estrategias para la mejora genética de las judías”.

Para aumentar el consumo de legumbres los especialistas de nutrición de SPRIM recomiendan recurrir a distintas formas de preparación, ya que la complicación y el tiempo que se requiere en la preparación de estos platos suele ser el motivo principal del bajo consumo. En el mercado existen multitud de variedades de legumbres previamente cocidas, que simplifican la preparación de las legumbres en forma de guiso o ensalada.

En la siguiente referencia se pueden consultar los resultados de la investigación sobre dos variedades de judías autóctonas españolas, la “Almonga” de color blanco y la “Curruquilla”, de color canela. Su consumo dentro de una dieta saludable proporciona un mejor control de la glucemia en los pacientes diabéticos y contribuye a la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso:

Olmedilla-Alonso B, Martín Pedrosa M, Cuadrado C, Brito M, Asensio C. Composition of two Spanish common drybeans (Phaseolus vulgaris), ‘Almonga’and ‘Curruquilla’, and their postprandial effectin type 2 diabetics. Journal of the Science of Food and Agriculture 5852, 2012.

La cerveza, bebida fermentada con múltiples beneficios

El pasado 30 de octubre se celebró en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente el IV Simposio Internacional de la Cerveza. En él se dieron cita expertos de distintas especialidades que hicieron un repaso acerca de los beneficios del consumo moderado de cerveza y de las últimas evidencias científicas de su influencia en determinadas funciones fisiológicas. Los principales bloques de la Jornada fueron cerveza y salud cardiovascular, los beneficios de la cerveza y la relación de esta bebida con el ejercicio físico y la vida activa y social.

Los expertos del área cardiovascular, Juan José Badimón, director de Atherothrombosis Research Unit del Hospital Mount Sinai de Nueva York y la doctora Lina Badimón , directora del Centro de Investigación Cardiovascular CSIC-ICCC en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau-UAB de Barcelona coincidieron en que una ingesta moderada de cerveza puede ser beneficiosa a nivel cardiovascular. En cambio, una ingesta excesiva puede tener efectos dañinos. La Dra. Badimón presentó una investigación reciente llevada a cabo en un modelo pre-clínico de infarto de miocardio, dónde el consumo moderado de cerveza favorece la fibrosis reparativa en el corazón dañado, lo que deriva en un menor tamaño de la cicatriz. Los resultados han sido publicados en la revista Basic Research in Cardiology.

Los especialistas en nutrición de SPRIM consideran de gran interés la celebración de estas Jornadas con periodicidad anual, que sirven para dar a conocer los últimos estudios realizados con bebidas fermentadas y cómo pueden ejercer influencia en el estrés oxidativo y en el perfil de lipoproteínas, aumentando las HDL. La presencia de atletas y especialistas de medicina deportiva, y representantes del mundo gastronómico como Mario Sandoval, aporta a estas jornadas una perspectiva muy interesante.

Para conocer más detalles de esta bebida fermentada y sus beneficios, se recomienda visitar el centro de información de la cerveza, Cerveza y Salud.

Conservas de pescado, una excelente fuente de nutrientes

El pescado es un alimento rico en vitaminas y minerales, fuente de proteínas de alta calidad. El contenido graso depende de la especie, siendo muy bajo en los pescados blancos y mayor en el pescado azul. La calidad de esta grasa es óptima, con un elevado porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados beneficiosos para la salud cardiovascular, dónde destaca el alto contenido en ácidos grasos omega-3.

Dentro del grupo de pescado azul se encuentran la sardina, la caballa, el salmón, el atún, el boquerón o el pez espada. Muchas de estas especies se utilizan para elaborar conservas, siendo una alternativa muy saludable para comer pescado. El consumo de una lata nos aporta una importante cantidad de vitaminas y minerales como el fósforo, potasio o magnesio. Si además el pescado está entero con espinas, como las sardinas, aumenta el aporte de fósforo y de calcio. Por ejemplo, 100 g sardinas en aceite de oliva contienen 314 mg de Calcio, casi el 40 % de las necesidades diarias de este mineral.

A la excelente calidad nutricional se suma la facilidad de preparación, ya que los pescados en conserva están listos para consumir directamente. Según nuestras preferencias, podemos elegir entre el pescado natural, conservado en escabeche, aceite de oliva e incluso tomate frito.

Los especialistas en nutrición de SPRIM recomiendan incluir las conservas de pescado en la dieta habitual, por ser fuente de nutrientes fundamentales y por constituir una alternativa atractiva para aquellos que rechazan el pescado cocinado de otras formas.

Subir impuestos a comidas grasas y bebidas azucaradas podría mejorar la salud de los ciudadanos

Investigadores de la Universidad de Oxford y la City University de Londres, en Reino Unido, aseguran que los impuestos alimenticios que benefician a los productos más saludables, como frutas y verduras, y penalizan a la comida rica en grasas y a las bebidas azucaradas son eficaces para mejorar la salud de la población mundial.

De hecho, y según las conclusiones de un trabajo que publica en su último número el ‘British Medical Journal’ (BMJ), subiendo un 20 por ciento el impuesto a estos últimos alimentos podría servir para reducir la prevalencia mundial de una amplia variedad de enfermedades, como las cardiovasculares y cerebrovasculares.

El informe de los doctores Oliver Mytton y Mike Rayner, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Oxford, y Corinna Hawkes del Centro de Política Alimenticia de la City University, va a ser presentado durante la 65 Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en Ginebra (Suiza) la próxima semana.

Actualmente, ya hay varios países que han implementado una serie de impuestos a los alimentos considerados insanos, caso de Dinamarca, que introdujo recientemente un “impuesto a las grasas”; Hungría, que cuenta con un “impuesto para la comida basura”; o Francia, que lo aplica a las bebidas azucaradas.

Del mismo modo, Perú ya ha anunciado su intención de gravar la comida basura, mientras que otros países, como Irlanda o Estados Unidos, también planean alguna medida al respecto.

Sin embargo, estos expertos consideran que ante la actual epidemia de obesidad –que afecta ya a 500 millones de ciudadanos en todo el mundo– y sus enfermedades asociadas, será necesario establecer medidas urgentes para paliar este problema.
Como apoyo a esta propuesta de subida de impuestos, Mytton y su equipo analizaron si esta medida había surtido efecto en aquellos países donde ya estaba implantada y realmente se podía mejorar la salud de la población.

Los investigadores revisaron los estudios publicados sobre el efecto de los impuestos a los alimentos y observaron que la efectividad sólo es posible si la subida es de al menos un 20 por ciento. “La efectividad surge de tres fuentes: experimentos naturales, ensayos controlados sobre el cambio en los precios de los productos y modelos científicos”, ha explicado este experto en declaraciones a la BBC, recogidas por Europa Press.

Así, como ejemplo aseguran que si se impusiera un gravamen de 20 por ciento en las bebidas azucaradas en Estados Unidos se reducirían 3,5 por ciento las tasas de sobrepeso y obesidad en el país. Y el mismo impuesto en los alimentos insanos en el Reino Unido podría evitar 2.700 muertes cada año por enfermedades del corazón, según los investigadores.

El incremento en el precio de estos productos, como han reconocido, sería efectivo a la hora de reducir las ventas y, consecuentemente, su consumo. No obstante, SPRIM y su equipo de dietistas-nutricionistas, quieren recordar que es necesario hacer consciente a la población de la importancia de consumir otros alimentos realmente nutritivos como las frutas, las verduras o los pescados e incrementar el gasto de energía con una mayor actividad física diaria en la prevención de la salud cardiovascular.

La dieta atlántica reduce las enfermedades cardiovasculares

La dieta atlántica ayuda a reducir las enfermedades cardiovasculares, además de otras dolencias como la diabetes o el cáncer, según afirmó el presidente de la Asociación Canaria de Cardiología, Carlos Culebras.

El estilo de vida y el ambiente en el que una persona se cría tienen mayor incidencia sobre su salud que la genética, que en la mayoría de los casos solo afecta en un 10%, indicó Culebras con motivo de la presentación de un repertorio de 45 menús basados en la dieta atlántica cuyo objetivo es lograr una alimentación más saludable.

La dieta atlántica es similar a la mediterránea en muchos aspectos, pero incorpora más pescados y mariscos, así como potajes y otros platos de cuchara en mayor proporción. También ofrece alguna variación en las carnes y en los pescados, con la incorporación de la carne de cabra y de pescados propios de Canarias como el cherne y la sama.

En general, la dieta atlántica propone comer más cantidad de pescado, frutas y verduras en abundancia, además de aceite de oliva, y permite reducir el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión. El consumo de pescado deberá llegar a tres veces por semana, al que se une la ingestión de fruta y verdura todos los días y cereales y legumbres con regularidad. Los productos lácteos también deben consumirse a diario, al igual que el aceite de oliva, mientras que la carne debe moderarse.

En la preparación de los alimentos deben evitarse los fritos y fomentarse la plancha y la cocción. Además de estos alimentos, debe beberse mucha agua todos los días y hacer unos 20 minutos diarios de ejercicio físico para mantener un cuerpo sano. Para facilitar la preparación de menús con estas directrices, médicos especializados en nutrición de la Sociedad Canaria de Cardiología y de Medicina Familiar, junto a varios cocineros de la Escuela de Hostelería de Canarias y Agua de Firgas, han elaborado los menús “Firgas del corazón” con 45 platos sanos y económicos.

SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar y organizador de las próximas XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, que se celebrarán el 14 y 15 de Marzo en Madrid les invita a escuchar al Dr. José Enrique Campillo en su conferencia “Del Paleolítico al siglo XXI: respuestas sobre salud, enfermedad y nutrición” para comprobar cómo la dieta típica de un lugar, a lo largo de la historia ha tenido una clara repercusión sobre la salud de la población.