La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Entradas etiquetadas como ‘Dieta Mediterránea’

Nuevas variedades de judías para prevenir la diabetes y la obesidad

En los años 60 y 70 las legumbres constituían uno de los productos base de la alimentación española. Posteriormente, su consumo sufrió un gran descenso, que se ha mantenido hasta nuestros días. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, realizada durante los años 2009 y 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el consumo total medio por persona es de 18,15 g/día. Dentro de los distintos tipos de legumbre, las lentejas son las más consumidas.

Es necesario fomentar el consumo de todos los tipos de legumbres y concienciar a la población de sus múltiples beneficios. Contienen una elevada cantidad de fibra, y una mínima cantidad de grasa, por lo que resultan muy adecuadas para prevenir el sobrepeso. La fibra y el almidón resistente proporcionan sensación de saciedad, ayudan a regular el tránsito intestinal y retrasan la absorción de los azúcares, permitiendo un mejor control de la glucosa en los pacientes diabéticos.

Legumbres_Innovación salud alimentación nutrición

El Departamento de Tecnología de los Alimentos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) está llevando a cabo una investigación sobre el potencial efecto preventivo de un elevado consumo de legumbres en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Se están evaluando los compuestos bioactivos, como galactósidos, fitatos y antioxidantes, de dieciocho variedades de judías mejoradas genéticamente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL). Este Instituto colabora estrechamente con el grupo de “Bioquímica y Seguridad de Alimentos Vegetales” del INIA en el proyecto de investigación financiado por el Plan Nacional de I+D, “Efecto del consumo de judías en obesos y en diabéticos tipo-2, y obtención y valoración de productos funcionales: otras estrategias para la mejora genética de las judías”.

Para aumentar el consumo de legumbres los especialistas de nutrición de SPRIM recomiendan recurrir a distintas formas de preparación, ya que la complicación y el tiempo que se requiere en la preparación de estos platos suele ser el motivo principal del bajo consumo. En el mercado existen multitud de variedades de legumbres previamente cocidas, que simplifican la preparación de las legumbres en forma de guiso o ensalada.

En la siguiente referencia se pueden consultar los resultados de la investigación sobre dos variedades de judías autóctonas españolas, la “Almonga” de color blanco y la “Curruquilla”, de color canela. Su consumo dentro de una dieta saludable proporciona un mejor control de la glucemia en los pacientes diabéticos y contribuye a la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso:

Olmedilla-Alonso B, Martín Pedrosa M, Cuadrado C, Brito M, Asensio C. Composition of two Spanish common drybeans (Phaseolus vulgaris), ‘Almonga’and ‘Curruquilla’, and their postprandial effectin type 2 diabetics. Journal of the Science of Food and Agriculture 5852, 2012.

Anuncios

La cerveza, bebida fermentada con múltiples beneficios

El pasado 30 de octubre se celebró en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente el IV Simposio Internacional de la Cerveza. En él se dieron cita expertos de distintas especialidades que hicieron un repaso acerca de los beneficios del consumo moderado de cerveza y de las últimas evidencias científicas de su influencia en determinadas funciones fisiológicas. Los principales bloques de la Jornada fueron cerveza y salud cardiovascular, los beneficios de la cerveza y la relación de esta bebida con el ejercicio físico y la vida activa y social.

Los expertos del área cardiovascular, Juan José Badimón, director de Atherothrombosis Research Unit del Hospital Mount Sinai de Nueva York y la doctora Lina Badimón , directora del Centro de Investigación Cardiovascular CSIC-ICCC en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau-UAB de Barcelona coincidieron en que una ingesta moderada de cerveza puede ser beneficiosa a nivel cardiovascular. En cambio, una ingesta excesiva puede tener efectos dañinos. La Dra. Badimón presentó una investigación reciente llevada a cabo en un modelo pre-clínico de infarto de miocardio, dónde el consumo moderado de cerveza favorece la fibrosis reparativa en el corazón dañado, lo que deriva en un menor tamaño de la cicatriz. Los resultados han sido publicados en la revista Basic Research in Cardiology.

Los especialistas en nutrición de SPRIM consideran de gran interés la celebración de estas Jornadas con periodicidad anual, que sirven para dar a conocer los últimos estudios realizados con bebidas fermentadas y cómo pueden ejercer influencia en el estrés oxidativo y en el perfil de lipoproteínas, aumentando las HDL. La presencia de atletas y especialistas de medicina deportiva, y representantes del mundo gastronómico como Mario Sandoval, aporta a estas jornadas una perspectiva muy interesante.

Para conocer más detalles de esta bebida fermentada y sus beneficios, se recomienda visitar el centro de información de la cerveza, Cerveza y Salud.

Los españoles no siguen la dieta mediterránea

A pesar de la amplia oferta de alimentos de que disponemos en la actualidad, el 46% de los españoles no lleva a cabo una alimentación saludable ni cumple con la pirámide alimenticia, lo que supone un riesgo mayor de caer en el sobrepeso y la obesidad.

Los últimos datos confirman que solo un 54% de los españoles sigue las indicaciones de la pirámide de los alimentos o, lo que es lo mismo, la conocida dieta mediterránea. De esta manera la posibilidad de padecer obesidad es cada vez mayor. Así lo manifestó Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), durante la jornada “Hacia unas ciudades más saludables”, organizada por la Red Española de Ciudades Saludables de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que tuvo lugar el pasado 3 de julio de 2012 en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Madrid).

Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad, y los especialistas en nutrición y prevención de SPRIM, animan a los ayuntamientos a apostar por “urbanismos saludables que informen a los ciudadanos de las ventajas de hacer ejercicio físico y llevar una alimentación saludable”. Farjas asegura que “lo que elegimos para comer, el momento y cómo lo elegimos supone un estímulo hacia una alimentación más equilibrada y no caer en la obesidad”.

La dieta atlántica reduce las enfermedades cardiovasculares

La dieta atlántica ayuda a reducir las enfermedades cardiovasculares, además de otras dolencias como la diabetes o el cáncer, según afirmó el presidente de la Asociación Canaria de Cardiología, Carlos Culebras.

El estilo de vida y el ambiente en el que una persona se cría tienen mayor incidencia sobre su salud que la genética, que en la mayoría de los casos solo afecta en un 10%, indicó Culebras con motivo de la presentación de un repertorio de 45 menús basados en la dieta atlántica cuyo objetivo es lograr una alimentación más saludable.

La dieta atlántica es similar a la mediterránea en muchos aspectos, pero incorpora más pescados y mariscos, así como potajes y otros platos de cuchara en mayor proporción. También ofrece alguna variación en las carnes y en los pescados, con la incorporación de la carne de cabra y de pescados propios de Canarias como el cherne y la sama.

En general, la dieta atlántica propone comer más cantidad de pescado, frutas y verduras en abundancia, además de aceite de oliva, y permite reducir el colesterol, los triglicéridos y la hipertensión. El consumo de pescado deberá llegar a tres veces por semana, al que se une la ingestión de fruta y verdura todos los días y cereales y legumbres con regularidad. Los productos lácteos también deben consumirse a diario, al igual que el aceite de oliva, mientras que la carne debe moderarse.

En la preparación de los alimentos deben evitarse los fritos y fomentarse la plancha y la cocción. Además de estos alimentos, debe beberse mucha agua todos los días y hacer unos 20 minutos diarios de ejercicio físico para mantener un cuerpo sano. Para facilitar la preparación de menús con estas directrices, médicos especializados en nutrición de la Sociedad Canaria de Cardiología y de Medicina Familiar, junto a varios cocineros de la Escuela de Hostelería de Canarias y Agua de Firgas, han elaborado los menús “Firgas del corazón” con 45 platos sanos y económicos.

SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar y organizador de las próximas XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, que se celebrarán el 14 y 15 de Marzo en Madrid les invita a escuchar al Dr. José Enrique Campillo en su conferencia “Del Paleolítico al siglo XXI: respuestas sobre salud, enfermedad y nutrición” para comprobar cómo la dieta típica de un lugar, a lo largo de la historia ha tenido una clara repercusión sobre la salud de la población.

La dieta mediterránea como ayuda para concebir

Según un estudio elaborado por el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública y el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra, la dieta mediterránea podría beneficiar a las personas que estén buscando un embarazo.

El trabajo, coordinado por el Dr. Jokin de Irala, catedrático de Medicina Preventiva, se ha realizado con una muestra de 2.000 mujeres de entre 20 y 45 años, en quienes se observó que aquellas que más se adherían a un patrón de dieta mediterránea tenían menos dificultades para lograr un embarazo.

Las voluntarias del estudio seguían dos patrones de dieta fundamentales: un patrón más occidentalizado caracterizado por un alto consumo de carnes rojas, comida rápida, lácteos enteros, repostería industrial, patatas, huevos, cereales refinados, salsas, comidas procesadas y refrescos azucarados y un patrón mediterráneo que incluía un alto consumo de aceite de oliva, verduras, pescados, frutas y carne de ave, así como mayor consumo de lácteos bajos en grasa.
En función de estos dos modelos, y tras realizar el seguimiento de las voluntarias durante una media de seis años y medio, los especialistas identificaron que las mujeres con mayor adhesión al patrón mediterráneo habían presentado una probabilidad un 44% menor de consultar al médico por tener dificultades para concebir.

En las próximas XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, que se celebrarán el 14 y 15 de Marzo en Madrid y que están organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar, se abordará este tema en la mesa redonda “Alimentos Mediterráneos”. Además, dicho grupo de expertos, recomienda llevar a cabo un patrón de dieta mediterránea para toda la familia que incluya un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales a poder ser integrales, carnes y pescados magros y el aceite de oliva como grasa principal.

¿Por qué se delega la educación nutricional al ámbito escolar?

Según afirma la última encuesta realizada por el Grupo Alimentario Argal entre padres de niños de 6 a 12 años, un porcentaje elevado de los padres no se involucra en la educación nutricional de sus hijos. Los resultados de la encuesta resultan bastante reveladores, ya que el 30% de los niños en edad escolar no toma pescado ni verduras en casa.

Resulta todavía más impactante el dato que demuestra que sólo el 39% de los padres tiene en cuenta el menú escolar a la hora de proporcionar a sus hijos una dieta sana y equilibrada, incluyendo alimentos fundamentales de la Dieta Mediterránea como son las frutas y verduras y pescado entre otros.

Se hace patente, por lo tanto, la gravedad del asunto, ya que un aspecto tan importante como es la educación nutricional se delega íntegramente al ámbito escolar, sin tener en cuenta que la mayor parte de las comidas diarias se realizan en el hogar.

El Dr. Jesús Román Martínez Álvarez, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), destaca la importancia de incluir en la dieta de los niños alimentos esenciales para una dieta sana y equilibrada, como son las frutas y verduras, los pescados y las legumbres. Para ello, los padres no sólo deberían estar informados del menú que comen sus hijos en el colegio, sino que además deberían saber como deben completar esa alimentación para que fuese sana y equilibrada.

Desde SPRIM nos gustaría resaltar la importancia de fomentar una educación nutricional tanto en el ámbito escolar como en el ámbito familiar, ya que es a edades muy tempranas cuando se comienzan a construir nuestros hábitos alimenticios, y una correcta educación nutricional de pequeños, se reflejará en una buena salud de mayores.

Vino contra el sedentarismo

Un reciente estudio realizado por Universidad de Estrasburgo en Francia y cuyos esultados han sido publicados por el diario de la FASEB (Federation of American Societies for Experimental Biology de EE. UU.) pone de manifiesto alguno de los efectos beneficiosos del vino tinto, especialmente de ciertas sustancias que posee. Los experimentos llevados a cabo sugieren que el Resveratrol, unos de los componentes del vino tinto, es capaz de  amortiguar algunos efectos negativos de la inactividad física, como el desarrollo de la resistencia a la insulina o la pérdida de masa ósea y muscular. Para comprobarlo se sometió a dos grupos de ratas a un estilo de vida sedentario. Los roedores que recibieron una dosis diaria de resveratrol no presentaron pérdida de densidad ósea ni muscular, mientras que el grupo al que no se suminitró la sustancia sí mostró este deterioro. Los beneficios del resveratrol y otros componentes del vino tinto, como los flavonoides, hacen que algunos científicos sugieran el consumo de esta bebida por parte de los astronautas que, sometidos a la ingravidez, son propensos a padecer los efectos nocivos de la falta de ejercicio físico. Así, además de las evidencias mencionadas, una investigación de la Clínica Mayo afirma que el resveratrol ayuda a evitar los perjuicios derivados de la falta de gravedad en el espacio. Aunque el cuerpo humano necesita actividad física y el resveratrol no sustituye al ejercicio, es una buena noticia el contar con los beneficios de este componente natural, presente en unos de los más típicos productos de la Dieta Mediterránea.