La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Entradas etiquetadas como ‘epidemia de obesidad’

Subir impuestos a comidas grasas y bebidas azucaradas podría mejorar la salud de los ciudadanos

Investigadores de la Universidad de Oxford y la City University de Londres, en Reino Unido, aseguran que los impuestos alimenticios que benefician a los productos más saludables, como frutas y verduras, y penalizan a la comida rica en grasas y a las bebidas azucaradas son eficaces para mejorar la salud de la población mundial.

De hecho, y según las conclusiones de un trabajo que publica en su último número el ‘British Medical Journal’ (BMJ), subiendo un 20 por ciento el impuesto a estos últimos alimentos podría servir para reducir la prevalencia mundial de una amplia variedad de enfermedades, como las cardiovasculares y cerebrovasculares.

El informe de los doctores Oliver Mytton y Mike Rayner, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Oxford, y Corinna Hawkes del Centro de Política Alimenticia de la City University, va a ser presentado durante la 65 Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en Ginebra (Suiza) la próxima semana.

Actualmente, ya hay varios países que han implementado una serie de impuestos a los alimentos considerados insanos, caso de Dinamarca, que introdujo recientemente un “impuesto a las grasas”; Hungría, que cuenta con un “impuesto para la comida basura”; o Francia, que lo aplica a las bebidas azucaradas.

Del mismo modo, Perú ya ha anunciado su intención de gravar la comida basura, mientras que otros países, como Irlanda o Estados Unidos, también planean alguna medida al respecto.

Sin embargo, estos expertos consideran que ante la actual epidemia de obesidad –que afecta ya a 500 millones de ciudadanos en todo el mundo– y sus enfermedades asociadas, será necesario establecer medidas urgentes para paliar este problema.
Como apoyo a esta propuesta de subida de impuestos, Mytton y su equipo analizaron si esta medida había surtido efecto en aquellos países donde ya estaba implantada y realmente se podía mejorar la salud de la población.

Los investigadores revisaron los estudios publicados sobre el efecto de los impuestos a los alimentos y observaron que la efectividad sólo es posible si la subida es de al menos un 20 por ciento. “La efectividad surge de tres fuentes: experimentos naturales, ensayos controlados sobre el cambio en los precios de los productos y modelos científicos”, ha explicado este experto en declaraciones a la BBC, recogidas por Europa Press.

Así, como ejemplo aseguran que si se impusiera un gravamen de 20 por ciento en las bebidas azucaradas en Estados Unidos se reducirían 3,5 por ciento las tasas de sobrepeso y obesidad en el país. Y el mismo impuesto en los alimentos insanos en el Reino Unido podría evitar 2.700 muertes cada año por enfermedades del corazón, según los investigadores.

El incremento en el precio de estos productos, como han reconocido, sería efectivo a la hora de reducir las ventas y, consecuentemente, su consumo. No obstante, SPRIM y su equipo de dietistas-nutricionistas, quieren recordar que es necesario hacer consciente a la población de la importancia de consumir otros alimentos realmente nutritivos como las frutas, las verduras o los pescados e incrementar el gasto de energía con una mayor actividad física diaria en la prevención de la salud cardiovascular.