La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Entradas etiquetadas como ‘estudio’

La bollería industrial reduce el contenido en grasa trans

bollería industrial_grasas trans_innovación alimentación salud

Según un estudio llevado a cabo por el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra y tras analizar el perfil lípido de varios productos de bollería industrial, se ha concluido que el contenido de grasa y ácidos trans de la bollería industrial es significativamente menor al detectado hace algunos años.

El análisis se ha realizado a productos como sobaos, ensaimadas, cremas de chocolate, etc. tanto de marcas líderes como de distribuidor no encontrándose diferencias entre ellas.

En el año 2000 el porcentaje de ácidos grasos trans en estos productos era de aproximadamente un 6,5%, mientras que los resultados obtenidos en 2012 apuntan a un 0,7%.

El consumo elevado de ácidos grasos trans aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de reducir este tipo de grasas en determinados productos provenientes de organismos nacionales e internacionales han hecho que la industria reformule sus productos.

Los expertos científicos de SPRIM consideran que la industria alimentaria  tiene que seguir trabajando en esta línea para conseguir una alimentación sana y equilibrada entre la población.

La experta de la Universidad de Navarra Diana Ansorena concluye que “el trabajo pone de manifiesto la importancia de actualizar las tablas de composición de alimentos con las que se trabaja hoy día respecto al contenido en ácidos grasos trans, ya que los datos que se manejan hace unos años no reflejan el contenido real de AGT en los productos de bollería actuales y sobreestiman la ingesta de este tipo de grasas”.

Anuncios

Nuevas variedades de judías para prevenir la diabetes y la obesidad

En los años 60 y 70 las legumbres constituían uno de los productos base de la alimentación española. Posteriormente, su consumo sufrió un gran descenso, que se ha mantenido hasta nuestros días. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, realizada durante los años 2009 y 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el consumo total medio por persona es de 18,15 g/día. Dentro de los distintos tipos de legumbre, las lentejas son las más consumidas.

Es necesario fomentar el consumo de todos los tipos de legumbres y concienciar a la población de sus múltiples beneficios. Contienen una elevada cantidad de fibra, y una mínima cantidad de grasa, por lo que resultan muy adecuadas para prevenir el sobrepeso. La fibra y el almidón resistente proporcionan sensación de saciedad, ayudan a regular el tránsito intestinal y retrasan la absorción de los azúcares, permitiendo un mejor control de la glucosa en los pacientes diabéticos.

Legumbres_Innovación salud alimentación nutrición

El Departamento de Tecnología de los Alimentos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) está llevando a cabo una investigación sobre el potencial efecto preventivo de un elevado consumo de legumbres en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Se están evaluando los compuestos bioactivos, como galactósidos, fitatos y antioxidantes, de dieciocho variedades de judías mejoradas genéticamente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL). Este Instituto colabora estrechamente con el grupo de “Bioquímica y Seguridad de Alimentos Vegetales” del INIA en el proyecto de investigación financiado por el Plan Nacional de I+D, “Efecto del consumo de judías en obesos y en diabéticos tipo-2, y obtención y valoración de productos funcionales: otras estrategias para la mejora genética de las judías”.

Para aumentar el consumo de legumbres los especialistas de nutrición de SPRIM recomiendan recurrir a distintas formas de preparación, ya que la complicación y el tiempo que se requiere en la preparación de estos platos suele ser el motivo principal del bajo consumo. En el mercado existen multitud de variedades de legumbres previamente cocidas, que simplifican la preparación de las legumbres en forma de guiso o ensalada.

En la siguiente referencia se pueden consultar los resultados de la investigación sobre dos variedades de judías autóctonas españolas, la “Almonga” de color blanco y la “Curruquilla”, de color canela. Su consumo dentro de una dieta saludable proporciona un mejor control de la glucemia en los pacientes diabéticos y contribuye a la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso:

Olmedilla-Alonso B, Martín Pedrosa M, Cuadrado C, Brito M, Asensio C. Composition of two Spanish common drybeans (Phaseolus vulgaris), ‘Almonga’and ‘Curruquilla’, and their postprandial effectin type 2 diabetics. Journal of the Science of Food and Agriculture 5852, 2012.

La cerveza, bebida fermentada con múltiples beneficios

El pasado 30 de octubre se celebró en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente el IV Simposio Internacional de la Cerveza. En él se dieron cita expertos de distintas especialidades que hicieron un repaso acerca de los beneficios del consumo moderado de cerveza y de las últimas evidencias científicas de su influencia en determinadas funciones fisiológicas. Los principales bloques de la Jornada fueron cerveza y salud cardiovascular, los beneficios de la cerveza y la relación de esta bebida con el ejercicio físico y la vida activa y social.

Los expertos del área cardiovascular, Juan José Badimón, director de Atherothrombosis Research Unit del Hospital Mount Sinai de Nueva York y la doctora Lina Badimón , directora del Centro de Investigación Cardiovascular CSIC-ICCC en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau-UAB de Barcelona coincidieron en que una ingesta moderada de cerveza puede ser beneficiosa a nivel cardiovascular. En cambio, una ingesta excesiva puede tener efectos dañinos. La Dra. Badimón presentó una investigación reciente llevada a cabo en un modelo pre-clínico de infarto de miocardio, dónde el consumo moderado de cerveza favorece la fibrosis reparativa en el corazón dañado, lo que deriva en un menor tamaño de la cicatriz. Los resultados han sido publicados en la revista Basic Research in Cardiology.

Los especialistas en nutrición de SPRIM consideran de gran interés la celebración de estas Jornadas con periodicidad anual, que sirven para dar a conocer los últimos estudios realizados con bebidas fermentadas y cómo pueden ejercer influencia en el estrés oxidativo y en el perfil de lipoproteínas, aumentando las HDL. La presencia de atletas y especialistas de medicina deportiva, y representantes del mundo gastronómico como Mario Sandoval, aporta a estas jornadas una perspectiva muy interesante.

Para conocer más detalles de esta bebida fermentada y sus beneficios, se recomienda visitar el centro de información de la cerveza, Cerveza y Salud.

Los españoles no siguen la dieta mediterránea

A pesar de la amplia oferta de alimentos de que disponemos en la actualidad, el 46% de los españoles no lleva a cabo una alimentación saludable ni cumple con la pirámide alimenticia, lo que supone un riesgo mayor de caer en el sobrepeso y la obesidad.

Los últimos datos confirman que solo un 54% de los españoles sigue las indicaciones de la pirámide de los alimentos o, lo que es lo mismo, la conocida dieta mediterránea. De esta manera la posibilidad de padecer obesidad es cada vez mayor. Así lo manifestó Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), durante la jornada “Hacia unas ciudades más saludables”, organizada por la Red Española de Ciudades Saludables de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que tuvo lugar el pasado 3 de julio de 2012 en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Madrid).

Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad, y los especialistas en nutrición y prevención de SPRIM, animan a los ayuntamientos a apostar por “urbanismos saludables que informen a los ciudadanos de las ventajas de hacer ejercicio físico y llevar una alimentación saludable”. Farjas asegura que “lo que elegimos para comer, el momento y cómo lo elegimos supone un estímulo hacia una alimentación más equilibrada y no caer en la obesidad”.

No es lo que comes sino cuándo

Establecer unos horarios fijos para alimentarse y respetar los tiempos de “descanso” es fundamental para prevenir la enfermedad metabólica y mantener el peso a raya según los expertos en prevención y nutrición de SPRIM.

Algunos estudios han mostrado que la alteración de los ritmos de descanso, diurnos o nocturnos, está detrás de algunas enfermedades como la diabetes. Para comprobar si determinados ciclos metabólicos pueden proteger contra la obesidad y otros problemas metabólicos, investigadores del Departamento de Gastroenterología de la Universidad de California (EEUU) han desarrollado un estudio en el que utilizaron ratones. Lo que hicieron fue alimentarlos durante 18 semanas con una dieta estándar y otra alta en grasas, algunos de ellos tenían un acceso libre a la alimentación y otros, un horario limitado de ocho horas.

La ingesta energética diaria para cada animal fue equivalente a lo largo de ese tiempo. Lo que observaron estos investigadores es que tanto los ratones que tomaron una dieta alta en grasas como los que comieron una dieta normal estuvieron protegidos de la obesidad siempre que la ingesta la realizaran en un horario restringido. Estos roedores mostraron mejoras en sus ritmos metabólicos y funcionales, ganaron menos peso y sufrieron menos niveles de inflamación, un marcador relacionado con la resistencia a la insulina, en comparación con los que comieron a cualquier hora.

Hasta ahora, explica el principal autor del estudio, Satchidananda Panda, del Instituto de Estudios Biológicos, “el foco ha estado en lo que comen las personas. Pero no hemos recogido datos sobre cuándo comen”.

Un buen etiquetado ayuda a reducir la obesidad infantil

Según un estudio de la Johns Hopkins University Bloomberg School of Public Health, en un país donde la obesidad y el sobrepeso de niños y adolescentes es una plaga (como es el caso de EE UU, con más del 50% de los menores afectados), dar una buena información es clave para que los menores elijan productos con menos grasas, azucares o calorías.

En dicho estudio se controlaron las ventas a adolescentes de cuatro tiendas de Baltimore, y se tomaron datos de 1.600 ventas. Primero, se mantuvo el etiquetado original, sin indicación específica de las calorías. Luego, esta información se puso en un lugar más visible. Después, se cambiaron las etiquetas de los mismos productos y se sustituyó por el porcentaje del consumo diario recomendado que la bebida representaba (alrededor del 10%). Por último, se sustituyó esa información con una leyenda que indicaba que para quemarlas haría falta correr durante 50 minutos.

En cada uno de los cambios se notó un descenso del consumo, y este fue gradual, hasta llegar a un 40%.

Aunque el estudio lo que indica es que los adolescentes sí reaccionan cuando reciben una información comprensible y adaptada, en EE UU todavía hay estados en los que no es obligatorio indicar las calorías de algunos productos. En España una correcta información puede ser igual o más eficaz.

En las XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, que se celebrarán el 14 y 15 de Marzo en Madrid, SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar y organizador de las mismas les invita a asistir, siguiendo con esta misma temática, a la conferencia “Hacia un mundo obeso”, impartida por el catedrático de medicina Marius Foz Sala. A su vez, recomienda a los toda la población adulta que eduquen a sus hijos a partir de unos buenos hábitos alimentarios e información nutricional.

Un menú más sano no es cuestión de precio

Una creencia bastante extendida es que el modificar nuestra dieta para asumir hábitos más saludables puede encarecer bastante el precio de la compra, lo cual supone un obstáculo más a la hora de modificar los patrones de alimentación aún cuando es necesario por motivos de salud. Según información del diario británico Pulse Today, un reciente estudio echa por tierra este mito.

En dicho estudio, que será publicado el próximo mes de enero en la revista British Journal of General Practice, los investigadores se basaron en los diarios de comidas de 13 con una edad media de 9,2 años y un IMC un 2% superior a la media para su edad. A partir de estos registros se elaboraron menús alternativos más saludables y lo acompañaron de un tres presupuestos: el correspondiente a un supermercado de descuento, a un supermercado de precio medio y un tercero con precios de tiendas independientes.

El menú original contenía un promedio de 221 calorías por encima de las recomendaciones diarias. Este menú se sustituyó por uno más saludable reemplazando los dulces por los frutos secos, los refrescos azucarados por leche semidesnatada, etc. La variación de precios de una dieta a otra fue mínima: si la compra se hacía en un supermercado de descuento, se pasaba de pagar de 2,48 £ (2,69 €) a 2,81 £ (3,37 €) diarias por los alimentos más sanos. El aumento de presupuesto fue de sólo 4p (0,04 €) en un supermercado de precio medio y de 17p (0.20 €) en tiendas independientes.

El estudio británico aporta una valiosa información al consumidor, preocupado tanto por la economía como por la nutrición y la prevención, algo que desde SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar consideramos fundamental en épocas como ésta. Tal como apunta el el Dr. Julian Shield, pediatra endocrinólogo en el Hospital Real de Bristol: “el precio de los alimentos se cita frecuentemente como una razón para no abordar las conductas alimentarias en la consulta clínica, y este estudio demuestra que para muchos esto es una falsa percepción en lugar de un obstáculo real”.