La clave de la prevención de enfermedades en siglo XXI está en la nutrición

Entradas etiquetadas como ‘Síndrome Metabólico’

La bollería industrial reduce el contenido en grasa trans

bollería industrial_grasas trans_innovación alimentación salud

Según un estudio llevado a cabo por el departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra y tras analizar el perfil lípido de varios productos de bollería industrial, se ha concluido que el contenido de grasa y ácidos trans de la bollería industrial es significativamente menor al detectado hace algunos años.

El análisis se ha realizado a productos como sobaos, ensaimadas, cremas de chocolate, etc. tanto de marcas líderes como de distribuidor no encontrándose diferencias entre ellas.

En el año 2000 el porcentaje de ácidos grasos trans en estos productos era de aproximadamente un 6,5%, mientras que los resultados obtenidos en 2012 apuntan a un 0,7%.

El consumo elevado de ácidos grasos trans aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones de reducir este tipo de grasas en determinados productos provenientes de organismos nacionales e internacionales han hecho que la industria reformule sus productos.

Los expertos científicos de SPRIM consideran que la industria alimentaria  tiene que seguir trabajando en esta línea para conseguir una alimentación sana y equilibrada entre la población.

La experta de la Universidad de Navarra Diana Ansorena concluye que “el trabajo pone de manifiesto la importancia de actualizar las tablas de composición de alimentos con las que se trabaja hoy día respecto al contenido en ácidos grasos trans, ya que los datos que se manejan hace unos años no reflejan el contenido real de AGT en los productos de bollería actuales y sobreestiman la ingesta de este tipo de grasas”.

Ejercicio físico y su impacto en la salud ¿Cuál es la intensidad y la duración adecuada?

ejercicio regular intensidad moderada_salud cardiovascular

No hay duda de que la práctica de ejercicio físico es un factor de prevención para el control de los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, no existe un consenso específico sobre el tipo de ejercicio y su duración que asegure una prevención significativa. Con el fin de alcanzarlo se realizan numerosos estudios epidemiológicos que determinen qué nivel de actividad se asocia con una menor incidencia o desarrollo de sufrir la enfermedad.

Actualmente, en lo que se refiere a las recomendaciones, se distinguen dos concepciones en cuanto a la cantidad e intensidad de la actividad física. El Colegio Americano de Medicina del Deporte considera que es más importante que la población fomente la calidad de ejercicio. Según esta institución, se debe trabajar para conseguir un “nivel de adaptación óptima o umbral”, mejorando la salud cardiovascular y músculo esquelética. Asimismo, recomienda combinar ejercicio aeróbico de intensidad moderada durante aproximadamente 30 minutos, al menos cinco días a la semana, con ejercicios de fuerza que impliquen a los principales grupos musculares. También se pueden sustituir los 30 minutos por 20 minutos de mayor intensidad al menos tres días a la semana.

Estas recomendaciones basadas en la intensidad no son compartidas por algunos grupos de investigación de Estados Unidos y Reino Unido, como los pertenecientes al Instituto de Investigación sobre la Resistencia Física de Dallas, que consideran importante el gasto calórico obtenido con cada ejercicio. El objetivo mínimo debe ser gastar 150 kilocalorías al día, independientemente de cómo se efectúe este gasto. Este gasto de energía es acumulativo, con lo que a lo largo de la semana y meses se puede conseguir un balance negativo en el equilibrio ingesta-gasto.

SPRIM, grupo global especializado en hábitos de vida saludable, trabaja a través de distintas iniciativas en el fomento de la actividad física en la población española. Existe suficiente evidencia para recomendar la práctica de ejercicio a todas las edades, por sus potenciales beneficios en la salud en general y especialmente, como ayuda indispensable en un programa de pérdida de peso. Respecto a las recomendaciones prácticas, destacan la constancia como factor clave para conseguir los beneficios. El ejercicio de intensidad moderada pero practicado de forma regular consigue mayores resultados que esfuerzos puntuales de intensa actividad. Por eso es muy importante individualizar el tipo de ejercicio a la rutina diaria de cada uno, especialmente con los horarios actuales tan apretados.

En la siguiente tabla se puede consultar el gasto energético que suponen distintas actividades, muchas de ellas presentes en nuestra vida:

Gasto energético por actividades_Ejercicio y salud

 

Nuevas variedades de judías para prevenir la diabetes y la obesidad

En los años 60 y 70 las legumbres constituían uno de los productos base de la alimentación española. Posteriormente, su consumo sufrió un gran descenso, que se ha mantenido hasta nuestros días. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética, realizada durante los años 2009 y 2010 por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el consumo total medio por persona es de 18,15 g/día. Dentro de los distintos tipos de legumbre, las lentejas son las más consumidas.

Es necesario fomentar el consumo de todos los tipos de legumbres y concienciar a la población de sus múltiples beneficios. Contienen una elevada cantidad de fibra, y una mínima cantidad de grasa, por lo que resultan muy adecuadas para prevenir el sobrepeso. La fibra y el almidón resistente proporcionan sensación de saciedad, ayudan a regular el tránsito intestinal y retrasan la absorción de los azúcares, permitiendo un mejor control de la glucosa en los pacientes diabéticos.

Legumbres_Innovación salud alimentación nutrición

El Departamento de Tecnología de los Alimentos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) está llevando a cabo una investigación sobre el potencial efecto preventivo de un elevado consumo de legumbres en el desarrollo de enfermedades como la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Se están evaluando los compuestos bioactivos, como galactósidos, fitatos y antioxidantes, de dieciocho variedades de judías mejoradas genéticamente por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL). Este Instituto colabora estrechamente con el grupo de “Bioquímica y Seguridad de Alimentos Vegetales” del INIA en el proyecto de investigación financiado por el Plan Nacional de I+D, “Efecto del consumo de judías en obesos y en diabéticos tipo-2, y obtención y valoración de productos funcionales: otras estrategias para la mejora genética de las judías”.

Para aumentar el consumo de legumbres los especialistas de nutrición de SPRIM recomiendan recurrir a distintas formas de preparación, ya que la complicación y el tiempo que se requiere en la preparación de estos platos suele ser el motivo principal del bajo consumo. En el mercado existen multitud de variedades de legumbres previamente cocidas, que simplifican la preparación de las legumbres en forma de guiso o ensalada.

En la siguiente referencia se pueden consultar los resultados de la investigación sobre dos variedades de judías autóctonas españolas, la “Almonga” de color blanco y la “Curruquilla”, de color canela. Su consumo dentro de una dieta saludable proporciona un mejor control de la glucemia en los pacientes diabéticos y contribuye a la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso:

Olmedilla-Alonso B, Martín Pedrosa M, Cuadrado C, Brito M, Asensio C. Composition of two Spanish common drybeans (Phaseolus vulgaris), ‘Almonga’and ‘Curruquilla’, and their postprandial effectin type 2 diabetics. Journal of the Science of Food and Agriculture 5852, 2012.

Rápido aumento de la obesidad en Europa: ¿qué está cambiando?

Los niveles de obesidad entre los hombres y mujeres adultos en la Unión Europea se han multiplicado por tres en solo un año, hasta situarse en prácticamente los mismos niveles que EEUU, según una encuesta publicada por la Oficina de estadística comunitaria (Eurostat).

Así, la proporción de mujeres obesas de la UE pasó del 8% en 2008 al 23,9% en 2009, mientras que la de hombres subió del 7,6% al 24,7%. Siendo la cifra de obesos en EEUU en ese mismo año de 26,8% para las mujeres y de 27,6% para los hombres.

Nuestro país no destaca ni a la cabeza ni a la cola de las encuestas de obesidad de la UE, con unos porcentajes de población adulta con sobrepeso del 14,4% para las mujeres y del 17% para los hombres.

En cambio, Rumanía, Italia y Bulgaria son los países con menores niveles de sobrepeso (por debajo del 12%) mientras que las mayores proporciones se concentran en Estonia, Letonia, Malta y el Reino Unido (este último alcanza el 23,9% en el caso de las mujeres).

A parte de la diferencia del número de obesos que se observo según los países integrantes de la UE, también se hubo diferencias según los grupos de edad y sexo. Contando con niveles del 26,8% de obesidad en las mujeres (entre los 18 y 24 años es solo del 3,9%) y del 23,9% en los hombres (mientras que entre los menores de 25 es solo del 17%).

También se ha observado que el nivel de estudios de la población es inversamente proporcional al de obesidad, de forma que cuanto más nivel académico tiene un europeo es, como media, menos obeso.

SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar, les invita a acudir a las próximas  XVI Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, que se celebrarán el 14 y 15 de Marzo en Madrid ya que se abordará en varias ponencias y mesas redondas algo tan a la orden del día como la obesidad y sus enfermedades relacionadas.

El tomate guarda un secreto para la prevención cardiovascular

El licopeno, un pigmento vegetal, soluble en grasas, que aporta el color característico de las frutas y las verduras que lo contienen, ha sido objeto de estudio de recientes investigaciones. Si sus propiedades antioxidantes son conocidas en el ámbito científico desde hace tiempo, ahora un estudio del Departamento de Dermatología de la Universidad de Manchester confirma que el licopeno protege la piel de los daños derivados de la radicación solar. Una conclusión que puede reforzar la aceptación de los carotenoides, entre los que se encuentra el licopeno, como elementos altamente recomendables para la prevención de enfermedades dérmicas.

Sin embargo las propiedades del licopeno, presente en los tomates, no se reducen a los beneficios para la salud de la piel, sino que son ampliables a la prevención y tratamiento de patologías cardiovasculares. “Algunos autores han indicado el papel protector del licopeno al limitar el daño en el miocardio tras una isquemia y repercusión”, explicó la Dr. Ana Belén López Jaén, investigadora del Departamento de Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Valencia, en las  XV Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, organizadas en Madrid por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar, y SEDCA .

La Dra. López Jaén expuso un estudio sobre el efecto del aceite de oliva virgen enriquecido con licopeno sobre marcadores de riesgo cardiovascular. El experimento se llevó  cabo en 85 individuos con hipercolesterolemia sin patología adicional ni tratamiento farmacológico, divididos en dos grupos. Ambos grupos suplementaron su dieta con 40ml diarios de aceite de oliva virgen; el primero, el grupo control, tomó aceite de oliva virgen convencional, mientras que el segundo utilizaría uno enriquecido con licopeno procedente del tomate. Tras un mes se observó una disminución de la concentración de las LDL oxidadas superior en el segundo grupo en comparación con la del grupo control. La investigadora afirmó que el aceite de oliva virgen enriquecido con licopeno “potencia la capacidad antioxidantes, lo que implica una disminución del estrés oxidativo y mejora parámetros de inflamación tras su ingestión, con lo cual podemos concluir que tras el consumo de aceite de oliva virgen enriquecido con licopeno se produce una disminución de algunos marcadores de riesgo cardiovascular.

Sumado al efecto cardiosaludable de los ácidos grasos monoinsaturados presentes en el aceite de oliva, los beneficios del licopeno hacen de este tipo de aceite enriquecido una de las opciones más saludables para complementar una dieta equilibrada.

Ciencia y alimentación para reducir el colesterol

En los últimos años la industria de la alimentación ha fijado su atención en el desarrollo de productos que aporten beneficios saludables adicionales. Paralelamente se han venido desarrollando diferentes investigaciones como respuesta a la creciente incidencia de la hipercolesterolemia y las enfermedades cardiovasculares en los países desarrollados. En muchos casos los resultados de las mismas han servido para dar origen a nuevos alimentos funcionales, fruto de un intenso trabajo de I+D+i en alimentación.
La Dra. Marta Hernández Cabria, Jefa de Nutrición y Salud de Central Lechera Asturiana, recordó en las XV Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar, y SEDCA, que “la ciencia ha demostrado claramente las funciones adicionales de la dieta en la reducción de riesgos de enfermedad y los consumidores han aprendido que la comida tiene un mayor impacto de la salud de lo que parece adivinarse”. A estas demostraciones científicas ha contribuido un estudio recientemente publicado en “Journal of American Medical Association”, que constata el efecto de reducción del colesterol LDL derivado del seguimiento durante 6 meses de la llamada “dieta portfolio de alimentos que reducen el colesterol”, reconocida por la FAD y rica en proteína de soja, nueces, fibra soluble (vegetales y frutas) y fitoesteroles.
Por su parte, la Dra. Hernández Cabria aportó en esta última edición de las Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica un doble punto de vista: el de la profesional de la salud y correspondiente como miembro de la industria alimentaria. Destacó las enfermedades cardiovasculares y la hipercolesterolemia como una de las principales preocupaciones de la sanidad y de los consumidores, a la que la industria pretende atender aprovechando los descubrimientos que la ciencia está haciendo en este campo. Así, mencionó los beneficios derivados del consumo de esteroles vegetales, ingrediente clave de algunos alimentos funcionales de última generación: “la similitud de las moléculas de los esteroles vegetales y el colesterol humano es la razón por la cual, cuando se ingiere en cantidades suficientes, entre 1,5 y 3 g diarios de fitosteroles, compiten con el colesterol por la solubilización en las micelas, compuestos polimoleculares encargados del transporte intestinal de lípidos insolubles, teniendo más afinidad por éstas que el colesterol humano, con lo que inhibe su absorción”.
Siguiendo estas líneas de investigación, ciencia y alimentación se unen para continuar avanzando en el desarrollo de alimentos funcionales, cada vez más demandados. Unos alimentos que, en palabras de la doctora, “ofrecen oportunidades para reducir el riesgo de enfermedad y promover el bienestar”.

Aceite de oliva virgen y frutos secos, aliados de la salud cardiovascular

Una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen o con frutos secos puede tener un efecto cardioprotector a largo plazo. Así los demuestra un estudio llevado a cabo por el Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra en el que ha participado un equipo multidisciplinar distribuido en 16 grupos de investigación y 19 centros de toda España.  El llamado estudio PREDIMED (acrónimo de “Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular”) se inició en 2003 y, aunque no publicará sus conclusiones finales hasta 2012, el seguimiento que viene haciendo en más de 7400 pacientes ha revelado ya notables resultados.

El Dr. Ramón Estruch Riba, Coordinador Nacional del Estudio PREDIMED, dio a conocer algunos detalles de este ensayo clínico de intervención nutricional en la última edición de las  Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, celebradas el pasado mes de abril en Madrid y organizadas por SPRIM, grupo global especializado en estrategia, innovación y marketing en salud y bienestar y SEDCA. Así, explicó que “los sujetos fueron divididos e tres grupos de intervención dietética, de modo que un tercio siguió una dieta suplementada con aceite de oliva virgen, otro tercio siguió una dieta suplementada con frutos secos (nueves, avellanas y almendras) y el tercio restante, siguió una dieta baja en todo tipo de grasas”. Tras una observación media de seis años, los investigadores han comprobado que en las personas con riesgo cardiovascular que habían seguido una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen o con frutos secos se producía una regresión de las lesiones en las paredes arteriales, responsables de la arteriosclerosis. Esto no se producía en quienes habían seguido una dieta baja en grasas.

Como señala el catedrático Miguel Ángel Martínez González, director del Departamento promotor del proyecto, “la dieta es capaz de conseguir en un año lo que no se logra con fármacos en dos”. De esta forma PREMIMED, el mayor ensayo médico realizado en España, pone de manifiesto la eficacia del seguimiento de una dieta mediterránea rica en ácidos grasos monoinsaturados para la reducción de la prevalencia del síndrome metabólico de la patología cardiovascular, principal causa de mortalidad en España.